EL PENSADOR.

28.11.2012 11:03

Ayer, en un día frío pero soleado, y gracias a un amigo forero y dos perros, me pregunté a mi mismo, cosa que me parece estúpida ya que la respuesta no iba a ser nada objetiva, cuales eran los motivos por los que nunca criticaba a Mourinho.

Estaba sentado en un parque, disfrutando del Sol del membrillo, y con un libro en las manos, cuando me fijé en dos perros que intentaban copular a pocos metros del banco donde me encontraba. Y digo intentaban, en plural, ya que la diferencia de tamaño entre aquel caniche saltarín y el pastor alemán al que quería beneficiarse hacía del todo imposible la operación. Bueno, para ser sincero, he de decir que el único que intentaba copular ante la indiferencia del otro, era el caniche, que se empeñaba en dar ridículos saltitos con la intención de llegar al cielo prometido. El problema es que entre saltito y saltito, el otro perro, el grandón, se hartó del estúpido juego y le largó un tremendo bocado, que si no es por el tirabuzón hacia atrás que hizo el saltarín, acaba en aquel mismo momento con su perra vida.

 

Algo, todavía estoy pensando el qué, me recordó a la prensa y a Mourinho, y como un Paulov cualquiera me hice la estúpida pregunta. ¿Por qué no critico nunca a Mou, Mou, Mou, Mou…?. El eco del nombre entró en mi cerebro y pasó del cortex al cerebelo y de un lóbulo a otro, rebotando inútilmente como en una caja de resonancia.

Mou, Mou, Mou, Mou. Nada. Ni caso. Me veía a mi mismo como si fuese Homer y mi cerebro fuese el suyo, o sea que después de  varios segundos de lo que se suele llamar mente en blanco, y a pesar de mis ingentes esfuerzos por encontrar una respuesta, empecé a pensar en una buena txuleta y un riojita para acompañarla.

Pasaron varios minutos de digestión y la respuesta seguía sin llegar.  Ni objetiva, ni subjetiva. Otra vez la nada más inmensa.

Desesperado ante mi silencio mental, me puse a fruncir el ceño como si al arrugar la piel también se arrugase el cerebro, pero fue inútil. Seguía igual. No se me ocurría ni una mísera respuesta que echarme al teclado.

Intenté entonces  fruncir el ceño a la vez que adoptaba la postura de “El Pensador” ya que eso siempre me han dicho que suele dar buenos resultados, pero lo único que conseguí fue que llegase a mi cabeza el título de un poema de Alberti. Un título muy sugerente que como no era la respuesta que andaba buscando, decidí olvidar comiéndomelo a la vez que la txuleta, sin darme cuenta de que en aquel sonoro título estaba la solución.

 

Yo creo que debido a la postura, y a que al inclinar un poco el cuerpo, la camiseta se me salió del pantalón y dejó al aire un poco de mi blanco culo, unos pequeños escalofríos me recorrieron el cuerpo. En un primer momento aquel tembleque lo achaqué a que me di cuenta de que posiblemente era uno de los pocos gilipollas que se preguntaba a si mismo cosas para las que no tenía respuestas, pero como era algo que venía haciendo toda mi vida, tampoco es que le diese mucha más importancia y naturalmente, en cuanto abandoné la postura de Rodin la tiritona desapareció.

 

El problema es que a pesar de mis esfuerzos  seguía sin encontrar ninguna respuesta. Intenté fruncir el ceño, apoyar los codos en las rodillas y colocar los dedos en las sienes para ver si cambiando de postura conseguía algo razonable, pero después de media hora, en cuanto los calambres me empezaron a atacar, tuve que dejar las tácticas pensadoras, las posturitas y pasar a la poca memoria que atesoro.

Intenté recordar que ya antes de llegar Mou a España, mucho antes, las críticas ya le estaban esperando, igual que un año antes habían esperado a Cristiano tildándole de putero, juerguista y trasnochador.

A Mou, entre lindezas varias de bienvenida, le etiquetaron directamente de entrenador defensivo. Era un entrenador defensivo. Punto. No había llegado a Madrid, no había entrenado ni una sola vez, no había jugado ni un solo partido pero era un entrenador defensivo.

Dos años más tarde cuando batió el record de puntos y de goles, goles, goles, goles….(¡Vaya! Ya está otra vez aquí este molesto eco) nadie hizo autocrítica. Nadie. Ni uno solo de todos aquellos mercachifles que le catalogaban de defensivo, tuvieron la dignidad de hacer un poquito de autocrítica y agachar la cabeza ante los 121 goles de todos los colores que marcó el Madrid.

Entre su llegada y el partido perdido contra el Betis, a Mou le han acusado de todos los males del Madrid. De todos. Y no hablo solo de los males de estos años. No, me refiero también a los males de toda la historia del Madrid.

Para empezar Mou es el culpable de los problemas de la cantera. Lleva dos años y unos meses pero Mou no usa la cantera. Es un sinvergüenza sin vergüenza. Está claro que hasta su llegada todo el mundo tiraba de ella, pero ha sido aparecer este entrenador y pasar de usar la cantera a usar la cartera. ¡Habrase visto!

No hace tanto tiempo todos los periódicos le dedicaron varias portadas a José Rodríguez y a Morata. Portadas, que si recuerdas bien y olfateas mejor, tenían como finalidad última no hablar de la cantera. No. Su finalidad era “hablar” de Mou. Atacar a Mou. Decir que no usa la cantera, que la masacra, que trata mal a Toril (¡Al que acababan de renovar!), que es un ogro que va a terminar con Valdedebas y con la paz mundial.

¿Alguien ha vuelto a ver una portada sobre la cantera? ¿Alguien ha leído algún artículo sobre el Castilla? ¿Alguno de esos periodistas preocupadísimos por el devenir de la cantera ha escrito, ha visitado, ha hablado, o ha seguido a José Rodríguez?

No. José era para ellos alguien de usar y tirar. En este momento no les vale. Hay otros frentes abiertos y este lo tienen aparcado.

Carvajal también es de la cantera pero curiosamente todos los que dicen que Carvajal tiene un nivelazo enorme para jugar en el Madrid, todos los que están continuamente reclamando que lo vuelva a traer al equipo, todos los que echan pestes de Mou por haberlo dejado marchar, no han dicho ni una palabra, pero es que ni una sola, porque Del Bosque no lo convoque para la selección.

Cuando Milla en las olimpiadas no convocó a ningún jugador de la cantera del Madrid. ¿Alguien dijo una sola palabra más alta que otra? ¿Alguien le acusó de no confiar en los excelentes jugadores de la fábrica? Nadie. Cero patatero. A nadie le importó lo más mínimo. La fábrica solo interesa cuando interesa.

 

Y aquí, aunque según lo estaba escribiendo, había pensado argumentarlo con otros entrenadores u otros equipos, he decidido que tienen razón. He decidido apoyar la argumentación de la cartera. Entre otras cosas porque me da exactamente igual.

Me importa una Copa o las que hagan falta. Me la trae al pairo. Me importa una higa.

Di Stéfano era del mismo Chamberí, Puskas nació como Tony Leblanc ( ¡Le blanc!) en el Prado, Hugo Sánchez es más español que el Cid y Cristiano, como todo el mundo sabe, se gestó en una humilde pensión de la Latina.

Si algún día Khedira o Pepe levantan la Copa de Europa como capitanes juro que no echaré de menos a la cantera y bendeciré  la cartera que los compró para jugar en el Real Madrid.  

 

Sigamos con las  críticas a Mou. Son tantas, tan variadas y algunas tan disparatadas que dan para un libro. Y si no fuese tan vago y mi escaso (nulo) talento diese para algo más que para contar cuatro chascarrillos, me pondría hoy mismo a la labor de escribirlo con pelos y señales para deleite de sus seguidores. Yo mismo lo compraría para reírme (solo los tontos se ríen de sus propias tonterías) por las noches antes de dormir.

Así, a bote pronto me viene a la cabeza el tema de los Españoles campeones de Europa y del Mundo y los pérfidos Portugueses. Esta chorrada también da para un libro completo pero se resume mucho mejor de la siguiente forma: Si Mou siente a Cointreau es para protegerle, si sienta a Ramos es para castigarle.

No hay más preguntas señoría, y pasemos al señorío. Pasemos a la naftalina. Si el Madrid suelta 100000 euros para ayudar al Oviedo, hay que contratar a Sherlock Holmes y su lupa para encontrar la noticia escondida entre morrallas varias, si Mou aplaude al Betis es para criticar a su afición o para criticar a su equipo, si el Bernabéu aplaude a Llorente es para criticar a Bielsa. Haga lo que haga Mou, un montón de videntes se meten en su cerebro y saben perfectamente lo que piensa. Con Mou el señorío no existe. Ha desaparecido.

Creo que aquí lo he escrito pero voy a repetirlo. Y aunque he dudado  en volver a escribir lo que ya he escrito un montón de veces, he pensado que si decenas de periodistas repiten las mismas críticas día tras día y mes tras mes, no entiendo porque yo no voy a repetir lo que me de la gana varias veces…

Aquí va la frase: Los que están más preocupados por la cantera del Madrid, son aquellos que siempre negaban su existencia.

Demoledora. ¡Y es mía! Seguro que hay veinte iguales pero esta es mía. Voy a bajar el ego del techo que se ha quedado pegado.

 

Seguiría con críticas y críticas y críticas, pero en lugar de una entrada se convertiría en el libro. Así que ha llegado el momento. Llega la estrella. Hagamos paso al “resumidor”.

Prepara el dedito y pulsa con rabia. Ya lo conoces pero su voz cada día suena más contundente.

 

A mí me gustaría que me invitasen a una tertulia de esas que repiten todos los días los mismos argumentos, las mismas cansinerías, las mismas chorradas, las mismas estupideces en contra de Mourinho para sacar a Homer y quemar el botón.

Me aburro, me aburro, me aburro, me aburro. El eco perpetuo.

 

Para el tema del estilo ya tengo un comodín. Como me aburría como Homer con la milonga de que “el Madrid no tiene fútbol”, escribí una primera parte que puedes leer ( si te apetece y no te has dormido a estas alturas) un poco más abajo. Se titula “Bienvenido Mister Marschall (el sagrado estilo. 1). Si ya lo has hecho, puedes ir en paz, acabar estas cuatro líneas que quedan y pensar que mi agradecimiento acompañara tu vejez.

Esto esta degenerando, he llegado a tal fase de estupidez por mi falta de lectores que me promociono a mí mismo en mí misma página…

 

Tanto bombo y autobombo han hecho que me olvide de lo más importante. Sigo sin encontrar el motivo para no criticar a Mou. Solo se me ocurre pensar que es una mera cuestión de compensación. Cientos, miles de críticas negativas en altavoces gigantescos desde su llegada a España, creo que compensan que en este pequeño e insignificante espacio no lo critique nunca. Si quieres críticas busca en prensa, radio, internet y televisión. Darás dos pasos y te caerán encima. Las hay a todas horas y de todos los colores. Puedes elegir. Desde primera hora hasta última. Desde las 6 de la mañana hasta las cuatro de la madrugada.

Pero si buscas críticas en este humilde y desamparado blog no las encontrarás. No ahora. No cuando todo el mundo lo hace. Aquí al menos hasta que me de la gana me ciño por una máxima. LQDM.

 

¡Ah! Ahora lo recuerdo. El título del poema era “Yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos”….

 

Tema: EL PENSADOR.

Homer.

fred gwynne | 02.12.2012

Alguien me puede confirmar si el botoncito de Homer funciona??
GRACiIAS

.

geryon | 28.11.2012

En catalán costilla se dice xulla, xulleta...

Re: .

fred gwynne | 29.11.2012

Una xulla de esas te puede servir para tomar el aperitivo. Para comer, para disfrutar con la carne, te hace falta una buena txuleta.

De vaca y si es de buey, que quedan cuatro en toda España, mucho mejor...

Nuevo comentario